¿Por cuánto tiempo podemos vivir saludables?

Con el envejecimiento que experimentan nuestros países, no basta solo con conocer cuánto tiempo como promedio vivirán las personas, sino también por cuánto tiempo pueden esperar vivir con buena salud.

La esperanza de vida saludable (EVAS) es una medida que tiene  en  cuenta tanto los resultados sanitarios mortales como no mortales y expresa el número de años que como promedio se pueden vivir con buena salud.Para su cálculo, la OMS se basó en los cuadros de vida de los países, el análisis de 135 causas de discapacidad en 17 regiones del mundo y en 69 encuestas de salud, realizadas en 60 países (Estadísticas Mundiales 2009. OMS). 

En el siguiente gráfico interactivo se presentan las estimaciones de la EVAS y la Esperanza de vida (Eo) de la OMS para el año 2007. La EVAS como es de lógico es inferior a la esperanza de vida. La región tiene una mediana para la EVAS de 64 años con valores mínimos de 53 años para Guyana, país que conjuntamente con Haití y Bolivia tienen la más baja expectativa de vida al nacimiento en la región y una esperanza de vida saludable que es inferior a los 60 años de edad. Por otra parte, países desarrollados como Canadá y  Estados Unidos ya alcanzan los 73 y 70 años de esperanza de vida saludable respectivamente.  Chile, Costa Rica y Cuba son los países en desarrollo con mayor avance en este indicador, el primero a la par de Estados Unidos, aunque con un año menos en el sexo másculino.  

En todos los países, la mujer a pesar de vivir más años, pasa más tiempo con mala salud. En países pobres como el Salvador y Haití la mujer pierde más del 14% de su esperanza de vida por vivir con una enfermedad crónica o una discapacidad. El diferencial entre hombres y mujeres es mayor en la esperanza de vida al nacer que en la esperanza de vida saludable.

Le invitamos a que interactúe con el gráfico y vea el comportamiento de este indicador en la región. Puede hacer clic en más de un país manteniendo la tecla Ctrl apretada si desea hacer comparaciones entre ellos.

En los países desarrollados se ha hablado de una "compresión" de la morbilidad, es decir, las personas viven más tiempo pero no por ello pasan más años viviendo con mala salud, sin embargo en las países en desarrollo, debido al acelerado proceso de envejecimiento y transición epidemiológica, y a que las condiciones de vida no han sido las mejores para la mayoría de la población, esta compresión no se evidencia, de ahí que pese a que la expectativa de vida se ha prolongado, las personas tienen más probabilidades de pasar un mayor tiempo con mala salud que en los primeros.