La transición epidemiológica y el envejecimiento interno de la población adulta mayor.

La mayoría de los países de la región experimentan un proceso de transición epidemiológica, al producirse un tránsito de las principales causas de morbilidad y mortalidad desde las enfermedades infecciosas y parasitarias, con alta mortalidad materna e infantil, hacia las enfermedades no transmisibles de tipo crónicas y degenerativas.  La rapidez con que ha tenido lugar este proceso, provoca una doble carga para los sistemas de salud que todavía enfrentan problemas de salud básicos, que afectan a partes importantes de su población, como la falta de acceso a agua potable y saneamiento, la malnutrición, el acceso limitado a servicios de salud y la falta de cobertura de los programas de vacunación;  y ahora deben afrontar además, el incremento de un grupo de personas con alta vulnerabilidad ante las enfermedades crónicas y discapacidades, situación que se agudiza entre aquellos cuya edad es  más avanzada.

Con el envejecimiento, la carga que producen las enfermedades crónicas sobre la mortalidad en los países de la región se ha elevando y se estima continuará con dicha tendencia. Ellas causan el 72% del total de muertes en la población y el 87% de las defunciones en adultos mayores. Para el 2030 se estima  asciendan al 81% y el 91%,  respectivamente. 

El peso de las afecciones crónicas en la morbilidad también ha venido adquiriendo una mayor connotación con el avance de la edad. Los adultos mayores, principalmente los de avanzada edad, con  frecuencia son portadores de patologías múltiples, precisando de una atención de salud más compleja, costosa y  multidisciplinaria. 

Estas afecciones causan casi la mitad de todas las discapacidades en los adultos mayores, incrementándose el riesgo de aparición de las mismas en edades más avanzadas.  Con  el acelerado crecimiento del grupo poblacional de 75 y más años, es de esperar un incremento en el número de personas mayores con discapacidades y por ende, de  las demandas de cuidados a largo plazo.

La visualización a continuación, basada en el estudio SABE realizado en siete capitales de la región, pretende mostrar algunas características de salud de los adultos de 75 y más años. Se observa una prevalencia de 3 o más condiciones crónicas superior entre las personas de dicho grupo en relación a los adultos mayores más jóvenes. Condiciones discapacitantes como las artropatías, la incontinencia, los problemas auditivos, las caídas y el deterioro cognitivo resultaron ser más prevalentes, así como la presencia de limitaciones en la realización de las actividades básicas e instrumentadas de la vida diaria. Acciones como vestirse, bañarse y movilizarse estuvieron entre las actividades básicas más afectadas para las personas de avanzada edad en la mayoría de los países del estudio.